Hormonas de la felicidad: ENDORFINAS

ENDORFINAS

Hormonas de la felicidad

Cada vez que una persona ríe, se estimulan unas hormonas llamadas Endorfinas, conocidas también como ”hormonas de la felicidad”.

asi_funcionan_las_endorfinas

Las Endorfinas son en realidad, neurotransmisores que son producidos por la glándula pituitaria y son los responsables de las sensaciones satisfactorias, ya que combaten el malestar y disminuyen las sensaciones dolorosas.

Los especialistas recomiendan varias formas para estimular las Endorfinas y lograr sentirse mejor:

Hacer ejercicio: Andar, hacer gimnasia o montar en bicicleta elevan el nivel de estas hormonas. En realidad cualquier ejercicio de resistencia eleva las Endorfinas.

Sexo: Las relaciones sexuales, el encuentro de los cuerpos y la liberación de otros factores colaboran en la estimulación de Endorfinas.

Amamantar. La leche materna también contiene Endorfinas para que el pequeño se sienta feliz.

Amor. Estar enamorado produce una descarga de estrés y estimula la descarga de Endorfinas; además contribuyen a eliminar estrés y depresión.

Tomar café. Dos horas después de ingerir una taza de cafeína, el nivel de Endorfinas sube al igual que si comes chocolate.

Académica Palanca – La Apoyadura – video y letra

Soy un romántico
Por eso quiero decirte en mi cántico
Que valoro más un romance platónico
Que la pasión puramente carnal.

Y aunque es un clásico
Voy a llevarte hasta el altar más próximo
A celebrar matrimonio canónico
Y encontraremos la felicidad
Y encontraremos la felicidad

Y si un día por azar
Te embarga la desventura
Conmigo puedes contar
En mí siempre encontrarás

Una apoyadura
Sigue leyendo

Los 10 ladrones de tu energía – Dalai Lama

LOS 10 LADRONES DE TU ENERGÍA:

 

  1. Deja ir a personas que sólo llegan para compartir quejas, problemas, historias desastrosas, miedo y juicio de los demás. Si alguien busca un cubo para echar su basura, procura que no sea en tu mente.
  2. Paga tus cuentas a tiempo. Al mismo tiempo cobra a quién te debe o elige dejarlo ir, si ya es imposible cobrarle.
  3. Cumple tus promesas. Si no has cumplido, pregúntate por qué tienes resistencia. Siempre tienes derecho a cambiar de opinión, a disculparte, a compensar, a re-negociar y a ofrecer otra alternativa hacia una promesa no cumplida; aunque no como costumbre. La forma más fácil de evitar el no cumplir con algo que no quieres hacer, es decir NO desde el principio.
  4. Elimina en lo posible y delega aquellas tareas que no prefieres hacer y dedica tu tiempo a hacer las que sí disfrutas.
  5. Date permiso para descansar si estás en un momento que lo necesitas y date permiso para actuar si estás en un momento de oportunidad.
  6. Tira, recoge y organiza, nada te toma más energía que un espacio desordenado y lleno de cosas del pasado que ya no necesitas.
  7. Da prioridad a tu salud, sin la maquinaria de tu cuerpo trabajando al máximo, no puedes hacer mucho. Tómate algunos descansos.
  8. Enfrenta las situaciones tóxicas que estás tolerando, desde rescatar a un amigo o a un familiar, hasta tolerar acciones negativas de una pareja o un grupo; toma la acción necesaria.
  9. Acepta. No es resignación, pero nada te hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar.
  10. Perdona, deja ir una situación que te esté causando dolor, siempre puedes elegir dejar el dolor del recuerdo.

DALAI LAMA – LOS DIEZ LADRONES DE TU ENERGÍA.

Buena gente

¿Cuándo fue la última vez que ayudaste a alguien?

Quizá creas que el mundo es un mal lugar porque miras demasiada televisión, que se dedica a inculcar el miedo en ti y te deja creer que todo el mundo es malo. Vamos a echar un vistazo a la cara opuesta.

http://www.youtube.com/watch?v=MGEiA80ZL08

El mundo no carece de buenas personas.

Cualquier acto puede convertirse en bondadoso, sino tiene ánimo de lucro.

Haz buenas obras!

Fangoria – Dramas y Comedias – videoclip y letra

Fangoria

Dramas y Comedias

videoclip y letra

No quiero más dramas en mi vida,
solo comedias entretenidas.
Así que no me vengas con historias de celos, llantos y tragedias, no.

Sigue leyendo