Protestar no es un crimen [VIDEO]

El período previo a la Copa del Mundo ha provocado manifestaciones a gran escala y protestas públicas a las que la policía brasileña ha respondido con el uso de la fuerza, y en algunos casos armas “menos letales”, como gas lacrimógeno y balas de goma.

AI Yellow Card

Las protestas probablemente continuarán en las próximas semanas. Regulaciones inadecuadas y capacitación para las manifestaciones policiales suponen un riesgo de más lesiones a los manifestantes debido al uso excesivo de la fuerza por parte la policía.

Toda persona tiene derecho a la protesta pacífica -de ejercer sus derechos humanos a la libertad de expresión y de reunión pacífica- y el gobierno brasileño tiene el deber de garantizar que se pueda. Es por eso que le estamos dando al gobierno brasileño una tarjeta amarilla!

Juntos podemos usar nuestra libertad de expresión para enviarles una advertencia.

Súmate y toma partido ahora!