Sordos por el rock

Un estudio demuestra que los músicos están sometidos a un nivel de decibelios que provoca daños irreparables y supera, en ocasiones, el umbral de dolor

Cuando uno piensa en profesiones arriesgadas pocas veces se le viene a la mente la imagen de un músico. Sin embargo, y según un estudio realizado por el Hospital Universitario Puerta de Hierro de Madrid, los componentes de bandas de rock están sometidos a un nivel de decibelios muy superior al del resto de la población, y capaz de provocarles daños de por vida.

Bono en acción durante un concierto del Elevation TourMúsicos como Sting, Bono o Eric Clapton se cuentan entre las víctimas de un mal conocido como tinnitus y que se traduce en un zumbido permanente en los oídos que suele originar trastornos del sueño y hasta episodios de ansiedad.

En contraste, y según este estudio, mientras la legislación actual obliga a disponer de sistemas de protección a partir de los 95 decibelios, los músicos llegan a superar los 120 decibelios de intensidad durante los conciertos, la cifra en la que los expertos sitúan el umbral de dolor.

Daños irreparables

En una banda de rock, el peor parado es el batería, seguido del guitarra eléctrica y el bajista. Los daños se explican por la posición sobre el escenario, la frecuencia del sonido y la duración de los ensayos.

Sigue leyendo