Los Nuevos Políticos

(si te aburres, lee al final)

En nuestro partido político cumplimos con lo que prometemos.
Sólo los imbéciles pueden creer que
no lucharemos contra la corrupción.
Porque si hay algo seguro para nosotros es que
la honestidad y la transparencia son fundamentales
para alcanzar nuestros ideales.
Demostraremos que es una gran estupidez creer que
las mafias seguirán formando parte del gobierno
como en otros tiempos.
Aseguramos sin resquicio de duda que
la justicia social será el fin principal de nuestro mandato.
Pese a eso, todavía hay gente estúpida que piensa que
se pueda seguir gobernando con las artimañas de la vieja política.
Cuando asumamos el poder, haremos lo imposible para que
se acaben las situaciones privilegiadas y el tráfico de influencias.
No permitiremos de ningún modo que
nuestros niños tengan una formación insuficiente.
Cumpliremos nuestros propósitos aunque
los recursos económicos se hayan agotado.
Ejerceremos el poder hasta que
comprendan desde ahora que
Somos la “nueva política”.

Ahora léelo del revés, empezando por la última frase y subiendo línea a línea.

Políticos

Un dirigente de un importante partido político muere. Su alma llega al paraíso (se cree que por un error) y se encuentra con San Pedro, quien le dice:

Bienvenido al paraíso. Antes de que te acomodes, parece que hay un problema. Verás, muy raramente un alto político ha llegado aquí y no estamos seguros de qué hacer contigo. Estarás un día en el infierno y otro en el paraíso, luego podrás elegir donde pasar la eternidad.

San Pedro acompaña al político al ascensor y baja hasta el infierno. Las puertas se abren y se encuentra justo en medio de un verde campo de golf. A lo lejos se ve un club y de pie delante de él están todos sus amigos políticos, vestidos con traje de noche y muy contentos.

Corren a saludarlo, lo abrazan y recuerdan los buenos tiempos en los que se enriquecían a costa del pueblo. Juegan un agradable partido de golf y por la noche cenan juntos en el club con langosta y caviar. Comparten la noche con hermosísimas y liberales jovencitas.

Se encuentra también al Diablo, que de hecho es un tipo muy simpático y se divierte mucho contando chistes y bailando. Se está divirtiendo tanto que, antes de que se de cuenta, es ya hora de irse.Todos le dan un apretón de manos y lo saludan mientras sube al ascensor. Una vez arriba se reabre la puerta del Paraíso. San Pedro lo esta esperando:

Ahora es el momento de pasar al paraíso.

El político pasa las 24 horas sucesivas de nube en nube, tocando el arpa y cantando. Antes de que se de cuenta, lleva allí un día y San Pedro va a buscarlo.

Ya has pasado un día en el infierno y otro en el paraíso. Ahora debes elegir tu eternidad.

El Hombre reflexiona un momento y luego responde:

Bueno, el paraíso ha sido precioso, pero creo que he estado mejor en el infierno.

San Pedro lo acompaña hasta el ascensor y otra vez baja hasta el infierno. Cuando las puertas del ascensor se abren se encuentra en medio de una tierra desierta cubierta de mierda y desperdicios. Ve a todos sus amigos vestidos con trapos, recogiendo los desperdicios y metiéndolos en bolsas negras. El Diablo lo alcanza y le pone un brazo en el cuello.

No entiendo. Ayer estuve aquí y había lindas mujeres, un campo de golf y un club, y comimos langosta y caviar, y bailamos y nos divertimos mucho… y… y… ahora todo lo que hay es un terreno desértico lleno de porquería… y mis amigos parecen unos miserables.

El Diablo lo mira, sonríe y dice:

Ayer estábamos en campaña… Hoy ya votaste por nosotros.