El amor no duerme – Anthony de Mello

El Amor no duerme

Anthony de Mello

¿Cuánto dura el placer de creer
que has conseguido lo que deseabas?

El primer sorbo de placer es un encanto,
pero va prendido irremediablemente al miedo de perderlo y,
cuando se apoderan de ti las dudas, llega la tristeza.

La misma alegría y exaltación de cuando llega el amigo
es proporcional al miedo y al dolor de cuando se marcha…
o cuando lo esperas y no viene…

¿Vale la pena? Donde hay miedo no hay Amor;
puedes estar bien seguro de ello. Sigue leyendo

El Amor es para darlo

El Amor es como una quimera de un solo sentido como la flecha, que sólo tiene una punta, no dos. ¿Cuándo ha visto usted una flecha que vaya y venga? El Amor es para darlo, no para pedirlo. No pida Amor. Delo, si tiene. Y si no, pues no.

El don de la vidaFernando Vallejo

El Alacrán

Un maestro oriental que vio cómo un Alacrán se estaba ahogando, decidió sacarlo del agua, pero cuando lo hizo, el Alacrán lo picó. Por la reacción al dolor, el maestro lo soltó, y el Alacrán cayó al agua y de nuevo estaba ahogándose. El maestro intentó sacarlo otra vez, y otra vez el Alacrán lo picó. Alguien que había observado todo, se acercó al maestro y le dijo:

Perdone, ¡pero usted es terco¡ ¿No entiende que cada vez que intente sacarlo del agua el Alacrán lo picará?

El maestro respondió:

La naturaleza del Alacrán es picar, y eso no va a cambiar la mía, que es ayudar.

Y entonces, ayudándose de una hoja, el maestro sacó el Alacrán del agua y le salvó la vida.

No cambies tu naturaleza si alguien te hace daño!! …sólo toma precauciones.

Algunos persiguen la felicidad. Otros, la crean.

La Sonora Matancera – El Alacrán
http://www.youtube.com/watch?v=EqY6xe-XdKI

Los Cuatro Acuerdos

Los Cuatro Acuerdos es un ensayo de la soteriología tolteca escrito por el médico mexicano Miguel Ruiz que está basado en la sabiduría de los antiguos toltecas. Relata la cosmovisión que debería tener un ser humano para estar en equilibrio personal, teatral, diferencial, emocional, mental y social.

Para lograrlo se debe, en primer lugar, entender que todos los humanos tienen un complejo sistema de creencias (cosmovisión) o paradigma, adquirido por influencia social, familiar, educacional, y que con frecuencia dichas creencias adquiridas los perturban mental y emocionalmente, creando infelicidad; en segundo lugar, aprender que se puede modificar el sistema de creencias para conseguir el anhelado equilibrio interior que lleva a la felicidad. Para lograrlo, se pueden poner en práctica Los Cuatro Acuerdos (4 dogmas), que son los siguientes:

NO SUPONGAS HONRA TUS PALABRAS HAZ SIEMPRE LO MEJOR NO TOMES NADA PERSONAL

  1. SÉ IMPECABLE CON TUS PALABRAS
    Lo que sale de tu boca es lo que eres tú. Si no honras tus palabras no te estás honrando a ti mismo, y si no te honras a ti mismo, no te amas. Honrar tus palabras es ser coherente con lo que piensas, con lo que dices y con lo que haces. Eres auténtico y te hace respetable ante los demás y ante ti mismo.
  2. NO TOMES NADA PERSONALMENTE
    Ni la peor ofensa, ni el peor desaire, ni la más grave herida. En la medida que alguien te quiere lastimar, en esa medida ese alguien se lastima a si mismo. Pero el problema es de él y no tuyo. Cuando miremos con ojos de niño, tal vez entenderemos como es este juego de vivir y evolucionar.
  3. NO HAGAS SUPOSICIONES
    No des nada por supuesto. Si tienes alguna duda, aclárala. Si sospechas, pregunta. Suponer te hace inventar historias increíbles que sólo envenenan tu alma y que no tienen fundamento.
  4. HAZ SIEMPRE LO MÁXIMO QUE PUEDAS
    No importa si estás enfermo o cansado, si siempre haces lo máximo que puedas, no te juzgarás a ti mismo en modo alguno, y si no te juzgas, no te harás reproches, ni te culparás, ni te castigarás en absoluto. Vivirás con gran intensidad, serás productivo y serás bueno contigo mismo porque te entregarás a tu familia, a tu comunidad y a todo.

Romper nuestros acuerdos basados en las creencias y los dogmas que vamos adquiriendo a lo largo de nuestras vidas, es posible a base de recapitulación, no sólo de los efectos de nuestras emociones negativas igualmente las emociones positivas desbordadas deben ser eliminadas de nuestro sistema de creencias; dejar el ego y comenzar a ser cada vez más nosotros mismos. Ello nos puede conducir a un camino más sensato, libre y dictado por el corazón.

No hay razón para sufrir. La única razón por la que sufres es porque así tú lo exiges. Si observas tu vida encontrarás muchas excusas para sufrir, pero ninguna razón válida. Lo mismo es aplicable a la felicidad. La única razón por la que eres feliz es porque tú decides ser feliz. La felicidad es una elección, como también lo es el sufrimiento

Así Miguel Ruiz nos invita a seguir estos Cuatro Acuerdos: Si eres impecable con tus palabras, no te tomas nada personalmente, no haces suposiciones y siempre haces lo máximo que puedas; tu vida será maravillosa y la controlarás al 100%